Racismo, un problema en aumento en Canadá



De acuerdo con varios estudios realizados en Montreal, Quebec y Toronto, Canadá sigue siendo un país racista. Parece urgente crear estrategias y políticas para lidiar con este flagelo social.

Un reporte realizado por la Universidad de Concordia muestra que el racismo continúa siendo un problema en Montreal. 48 jóvenes entrevistados, entre los 15 y los 28 años, contaron sus experiencias. Los jóvenes afirmaron ser detenidos de manera rutinaria por la policía sin que hubiera una razón justificada. Además, denunciaron haber sido víctimas de amenazas e intimidación.

Fo Niemi, director ejecutivo del Centro para la investigación-acción sobre las relaciones de raza (CRARR) asegura que es algo que se ha visto por mucho tiempo.

El estudio, que proviene de una investigación conducida durante tres años, presenta hallazgos alarmantes: muchos de los jóvenes, que han sido discriminados de manera permanente, sufren de ataques de estrés, ansiedad y confían menos en lo policía y el sistema judicial.

Esto, por supuesto, no es un problema exclusivamente de Montreal. Las condenas por actos y retórica racista han aumentado en todo el país. Sin embargo, muchos canadienses creen lo contrario, piensan que es un problema de Estados Unidos y Europa. Roberto Rocha, en un artículo publicado en CBC News, afirma que la mayoría de los ciudadanos canadienses consideran que el racismo ya no es un problema de Canadá;entre ellos, los habitantes de Quebec, parecen los más convencidos de esto.

Por otra parte, más de la mitad de las personas entrevistadasenManitoba y Saskatchewan están convencidas de que el racismo sigue siendo un problema que debe ser abordado con políticas y estrategias efectivas. Los hallazgos en Quebec, Manitoba y Saskatchewan forman parte de 1.053 entrevistas realizadas por la Asociación para estudios canadienses. Los datos son concluyentes, al igual que los presentados por la Universidad de Concordia, y demuestran que el racismo es un problema latente en la sociedad canadiense.

Anne-Marie Livingstone, quien condujo el primer estudio mencionado, está convencida de que “si queremos lidiar en serio con el racismo, necesitamos comenzar con las políticas de la policía, que tienen como objetivo los niños de comunidades minoritarias”.

Por otro lado, el comandante de la policía de Montreal, Marc Lauzon, se mostró sorprendido con los resultados del estudio. En sus declaraciones afirmó que uno de sus propósitos ha sido crear buenas relaciones con la ciudadanía. Se espera que, en los siguientes días, la policía presente un plan estratégico para prevenir la discriminación racial.

A pesar de que la policía parezca sorprendida, los datos muestran un problema que debe ser tratado con urgencia. Los crímenes de odio han aumentado en todo el país, de acuerdo con Statistics Canada. En redes sociales, donde el control y la vigilancia son casi inexistentes, la retórica racista ha alcanzado picos exorbitantes. Marva Wisdom, consejera sobre diversidad y directora de Black Experience Project, quien condujo un estudio sobre comunidades afrodescendientes en el área de Toronto, considera que “las personas se sienten cada vez más envalentonadas a comportarse de manera racista, porque no creen que existan consecuencias por esto”.


Comments

There are 0 comments on this post

Leave A Comment